viernes, 17 de marzo de 2017

Tiré los dados... y me transformé.

... bueno eso es lo que hubiera querido. Luego de leer/escuchar a varios "expertos" (gurues??) en -una vez más, lo siento- transformación digital me dije y declaro NO ser un experto en este tema. Lo siento, no creo que haya defraudado a nadie pero el que me conoce sabe que soy un infiltrado en la gestión de tecnología y que sólo se algo de gestión de personas que entregan servicios IT.

Y la primer tirada de mis dados, que me obsequiara hace muchos años mi amigo Frank Pérez, para ayudarme en momentos de decisión, arrojó el siguiente resultado:

Bueno, los dados no están trucados, al menos eso creo. Así que observando el cruel resultado de esta primer tirada, me dije que debería intentarlo de nuevo, ya que estaba buscando alguna ayuda para mi transformación digital.

Ahh claro Uds estarán pensando, obviamente, que no estoy demasiado cuerdo pensando en que los dados me darán una solución a la transformación que pretendo...

Y ¿qué creen Uds que están haciendo muchas empresas pensando en que la transformación digital depende de tener más tecnología y de conseguir a un experto que transforme su empresa y la lleve a niveles superlativos e internacionales?

Si Ud, dirige o tiene una organización que en los últimos 10 años continúa entregando productos y servicios le diría que, si no lo hizo ya, evalúe la gestión de su gente. Sí, las personas que trabajan para Ud. Sólo ellos transformarán/cambiarán/harán perdurar su empresa.

Mire mi siguiente tirada:

Así es, relájese -ma non troppo- y busque información desinteresada.

Luego hable con su área de servicios IT, otórgueles su confianza, solicíteles una propuesta bien fundada (hacer un Business Case no estaría nada mal); exija el apoyo de todos, incluso su responsable financiero. La solución pasa por procesos de gestión, personas, tecnología, integradas, en conjunto.

Si cree que es necesario apoyo externo, ponga atención en propuestas criteriosas (me refiero a Simples y Alcanzables). Un aporte de información sobre herramientas lo encontrará en las presentaciones que está realizando itSMF España.

Ya le informaré de mi próxima tirada de dados...





lunes, 18 de enero de 2016

Tan cerca de la tecnología y tan lejos de su gestión.

Este título se refiere específicamente a un contable o a un gestor financiero. Está utilizando los ordenadores y sistemas contables para sus registros como uno de los primeros usuarios de dicha tecnología, incluso en muchos casos este rol ha participado activamente en el desarrollo de sistemas y aplicaciones contables y/o financieras.
 
Sin embargo en ocasiones he observado el enfrentamiento que tiene con áreas y/o equipos TI para el análisis de inversiones y planes de reducción de costes y gastos.
Seguramente vendrá a la memoria del lector situaciones similares vividas en algunas organizaciones.
Estas desavenencias entre roles no se debe a cuestiones de comportamiento o actitudes humanas, sino que están asociadas a sus respectivas responsabilidades profesionales.
 
Los roles TI tienen el compromiso de entregar los servicios acordados con sus clientes y dentro de un entorno equilibrado deben proveer soluciones y también tienen la obligación del funcionamiento normal (salud operativa ¿le suena?) de la infraestructura.
Y este último es un punto clave de la relación entre ambos profesionales; porque la infraestructura TI se puede ver. Y el gestor financiero debe aplicar un principio fundamental de la contabilidad -Valuación al coste- que dice: 
 
"registrar los activos al coste que se pagó por adquirirlos, donde se recomienda previsualizar antes de registrarlos". 
 
Los activos para el contable/financiero son bienes o servicios tangibles, valorizables y cuantificables en términos financieros. Para TI los activos también incluyen Capacidades (habilidades/talento de las personas, gestión, conocimiento...). ¿Cómo acercamos criterios tan disímiles?
 
La biblioteca de IT Best Practices dice claramente que la organización TI debe trabajar para hacer de la gestión de servicios su principal activo estratégico. El inconveniente es que la gestión "no se ve" y menos que tenga valor monetario para el contable. 
 
Cuando mencionamos los principios contables estamos hablando de los PCGA (Principios de Contabilidad Generalmente Aceptados) que son buenas prácticas de recomendaciones para la actividad contable. Los PCGA constituyen pautas para que la confección de los estados financieros sea sobre la base de métodos uniformes de técnica contable. Los principios contables de la “partida doble” fueron establecidos en 1494 por fray Luca Pacioli (1445-1510). Dentro del ámbito americano fueron normalizados en 1965 durante la 7.ª Conferencia Interamericana de Contabilidad y en España por Real Decreto 1643/1990 de 20 de diciembre, fue el texto legal que reguló la contabilidad de las empresas en España desde 1991 hasta el 31 de diciembre de 2007, cuando fue sustituido por el actual plan, aprobado por Real Decreto 1514/2007. Tenía carácter obligatorio para todas las empresas y supuso la adaptación española a toda la normativa comunitaria sobre la materia, tras la incorporación de España a la Unión Europea.
 
La objetividad -otro principio contable- consiste en evaluar contablemente las actividades económicas y financieras en que participa la empresa.
 
Deben registrarse las operaciones en el momento que se tenga comprobación de que esta ocurrió y cuando exista certeza de su valor.
 
Otro principio general dice: «Contabilizar todas las pérdidas cuando se conocen, y las ganancias solamente cuando se hayan realizado».
Este principio hace tomar al contable una posición de Prudencia cuando se le presentan iniciativas o proyectos; por ejemplo: justificamos una inversión TI con argumentos de alineamiento con el negocio o de crear o capturar más valor. Probablemente sea así pero desde TI tenemos que completar el análisis con un buen Business Case conteniendo números que justifiquen la inversión (ROI, VAN, TIR).
 
Adjunto una ponencia que hice hace un par de años para entender un poco más al gestor financiero; utilice estos conceptos para comprender a este rol y acercarse a él; no puede prescindir del mismo, todo lo contrario, aprovéchelo para que le ayude a cuantificar cuánto cuesta NO mejorar.
 
 
También en este enlace puede ver la presentación "Los niveles de madurez de la G. Financiera"